Inicio > Zentextos > “Un rey sin un céntimo”, por Kodo Sawaki

“Un rey sin un céntimo”, por Kodo Sawaki

 

“No hay inclinaciones en la doctrina súbita, perfecta,
Si tienes alguna pregunta que no puedes resolver,
deberías debatirla de inmediato. “

Yoka Daishi, (Shodoka )

La doctrina perfecta no sabe de emociones y apegos. La percepción del mundo no se produce a través de las emociones, como ocurre con la gente común. Para el común de los mortales , es mejor ser rico que pobre y mejor ser empresario que empleado. Ellos prefieren lo que es bueno a lo que es malo. Esta forma de pensar es, por naturaleza, emocional. Cuando trascendemos las emociones y preferencias, nuestra visión de la realidad es totalmente diferente y los fenómenos se ven desde un ángulo diametralmente opuesto.

La pobreza me ha hecho libre de preocupaciones. Lo único que heredé de mis padres fueron sus deudas, pero yo soy el rey de mi reino. Un rey sin dinero, que va a pie, llevando sus tesoros y bienes con él. Estoy en casa donde quiera que vaya.

Cuando se me pregunta por mi dirección, respondo: “La Universidad de Komagawa.” La gente inmediatamente dice: “¿No es esa la dirección de tu trabajo?”. Hoy en día, la gente piensa que trabajo en una universidad para ganar un salario. Yo no voy a la Universidad de Komagawa a ganarme la vida. Es el lugar donde trabajo, es decir, donde cumplo con mi misión. Digamos que es mi templo principal.

En cierto modo, se podría decir que es mi dirección profesional. No estoy atado a ninguna parte: Estoy aquí, voy allí, y desde allí voy a otro lugar. Me muevo de un punto a otro, porque no tengo casa para volver. Estoy haciendo mi camino sin preocupación hacia mi casa definitiva. Es simplemente por mayor comodidad que dejo compañeros y muebles en cada lugar, a los cuales utilizo como señales en el camino.

Mis padres me dejaron grandes deudas que quería pagar antes de irme a la guerra de Manchuria, por si acaso no regresaba. Pedí dinero prestado a un usurero. Después de sobrevivir a la guerra, saldé mis deudas a mi regreso. El día que hice el último pago, yo deliraba de alegría y grité a los cuatro vientos que ahora yo era el único capitán a bordo, ¡el cielo me perdone!

Si mis padres me hubieran dejado una fortuna, la habría derrochado y probablemente me habría salido mal. Sin estar obligado a hacer ejercicio, mi cuerpo se capacitó el mismo para soportar cualquier cosa y para abstenerse de alimentos de excelente calidad. Cualquier tortura infligida agua, fuego, miseria se hizo a través de cada prueba, sin mostrar el menor signo de debilidad.

No se debería concluir precipitadamente que es una alegría ser pobre, pero no existe mejor entrenamiento para formar el carácter y endurecer el cuerpo. Cuando se tiene esposa e hijos a su cargo, la situación es muy diferente dependiendo de si se ha heredado o no una fortuna. El dinero de los padres puede ser utilizado para pagar el ropero de su esposa o la escolarización de sus hijos sólo tienes que dar la orden. Sin dinero, se tiene que llegar a fin de mes y resolver las cosas solo.

Si hubiera tenido dinero, habría estudiado en una universidad de renombre mundial y recibido un doctorado, o tal vez dos. Como era pobre, sólo tuve cuatro años de escuela primaria. Pero yo era un tipo resuelto. Fui a una escuela especial con los estudiantes que salían de la escuela secundaria. Ellos tenían algunos conocimientos de inglés, mientras que yo no tenía ninguno. Un día le pregunté a un estudiante lo que significaba una palabra; él respondió: “Significa «¡Eres un idiota! »” Yo le creí. Esto quedó grabado en mi memoria. Yo era el último de una clase de treinta alumnos y, trabajando duro, me las arreglé para llegar al lugar dieciocho o diecinueve. Tengo amargos recuerdos de entonces, pero no había nada que pudiera hacer: Carecía de lo básico. Sin embargo, experimenté una inmensa alegría continuando unos estudios que yo mismo me pagué.

Se podría pensar que estoy un poco loco y que tengo una curiosa manera de ver las cosas y de entender la felicidad, pero eso es exactamente lo que significa esta frase: “No hay inclinaciones en la doctrina súbita, perfecta”.

Por lo tanto, el hecho es que alguien que se beneficia de unos estudios pagados con el dinero de sus padres experimenta menos satisfacción que la persona pobre que tiene que sufrir para pagárselos él mismo. La vida no es un río apacible, sus aguas son turbulentas e impetuosas: ríes, lloras, te derriban, te arrastran, pero experimentas una enorme felicidad cuando logras cruzarlas.

Cuando me preguntan si es malo ser rico, no sé qué contestar. ¿Es mejor tener padres ricos? No sé. De acuerdo con la opinión popular, se está en una situación ventajosa cuando se tienen padres ricos y en desventaja cuando sus padres son pobres. También se dice que el infierno es un lugar horrible, el cielo un lugar delicioso y este mundo una decepción.

Todas estas opiniones son ideas convencionales sin ningún valor. Buda es la realidad tal como es, con su mezcla de ilusiones, de infierno, de cielo y de Buda.

Esta es la enseñanza de la doctrina perfecta: “No hay inclinaciones en la doctrina súbita, perfecta”. Esto es lo que es absolutamente necesario entender.

Anuncios
  1. el luisja
    23 abril 2012 en 8:33

    Pues si. Así es la vida. Lloras, sufres, ríes y cantas. y no nos damos cuenta que no podemos atrapar la felicidad y guardarla en nuestra cajita de marfil y nacar. Más bien es al revés, es ella la que viene a nosotros, dios sabe cuando. Así que, porque sufrir? para que continuar en está incesante y agotadora búsqueda??

  1. 16 diciembre 2010 en 13:57

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: