Inicio > Sin categoría > Yaza

Yaza

Un breve texto para ambientar lo que se nos viene encima.  Que lo disfrutéis.
Buena práctica.

Luna al anochecer

Bienvenido a nuestro Yaza anual: Sentarse durante toda una noche.

Nos sentamos a lo largo de la noche, ya que, en una noche caliente y húmeda como ésta, ¿quién podría dormir de todos modos? [esto no aplica, (nota del traductor)]

Cuando Eihei Dogen Zenji estudió con su maestro Rujing en Tiantong-shan en China, el programa del día empezaba a eso de las dos y media o tres, y el zazen se extendía mucho más allá de las once de la noche. Algunos registros muestran que con Rujing de abad, la hora de lavarse la cara por la mañana después de despertarse había sido trasladada a la una de la mañana.

Fue durante una de estas rondas nocturnas de zazen que Rujing golpeó a un estudiante que dormitaba sentado cerca de Dogen, diciendo: “Zazen es dejar caer cuerpo y mente.” Cuando  escuchó a Ruijing hablar de dejar caer cuerpo-mente –shinjin datsuraku-, Dogen cayó, todo él se desprendió, y todo su alrededor en las diez direcciones, y todos los seres.

En Hakukaze-ji, era muy común continuar zazen durante toda la noche durante la sesshin. Rohatsu, la sesshin más intensa del año, por lo general se iniciaba con casi 18 horas de zazen el primer día, 20 horas de zazen el segundo día, 22  el tercer día, y 24 en el tercero [sic] … pero también el cuarto, quinto, sexto y séptimo. Por lo tanto, echen cuentas … [Risas]

Practicamos Yaza para conmemorar los esfuerzos de aquellos que vinieron antes que nosotros, pero también … porque es muy divertido.

Al igual que caras, lugares y objetos conocidos parecen de una forma a la luz del día y, sin embargo, pueden parecer completamente diferentes vistos en la noche, el ir y venir de cada momento,  o de cada respiración, ese ir y venir de los momentos de vagabundear en la charla interior o de  hundirse en la opacidad,  toman un carácter muy interesante cuando se experimentan en zazen a unas horas en que habitualmente se duerme.

Hay una buena razón para, por lo general, estar dormido durante la noche. Los sistemas del cuerpo-mente, sus ritmos circadianos, son tal que durante la noche el cuerpo descansa y se renueva, y cuando nos sentamos a lo largo de la noche, los ritmos del cuerpo-mente serán diferentes de lo que son durante el día. Es interesante experimentar esto.

Habrá momentos en que la atención se desviará hacia lo discursivo o sanran, y habrá ocasiones en las que se experimentará letargo o una mente que se oscurece, kontin.

Sin embargo … no va a ser tan difícil como pensáis.

Todo lo que tenéis que hacer es estar despiertos por un momento: Este momento. Esta respiración. Este sonido.

Abrirse y asistir con atención a este momento. Encontramos que hay una infinidad infinita de sensaciones, de sonidos, de variaciones de temperatura. Incluso los colores de la pared, aunque blancos, tienen muy diferentes tonos de blanco.

En lugar de luchar y tratar de sobrevivir … sólo disuélvete. Deja que el pensamiento se desvanezca. Deja que el momento pasado se desvanezca. Deja caer el momento a través de sí mismo. Haz esto, y conocerás datsuraku shinjin, caer a través del cuerpo-mente.

Sólo tienes que estar dispuesto a disfrutar de este momento como lo que realmente es.

Si hay somnolencia, siéntela, siente cómo es realmente, sin tratar de expulsarla o de tranquilizarte. Y sin acurrucarse en ella, sin colapsarse, sin llegar a ser alguien que está experimentando esa somnolencia.

Alrededor de estas sensaciones de opacidad, todo es muy brillante.

Las luces están encendidas. Y ¡las mantendremos encendidas durante toda la noche …!

Observa cómo la atención se puede aplanar, cómo los sonidos se pueden aplanar y parecer distantes. O bien, puede ser vívida y dimensional y rica, y no sólo de oídas, sino sentirse físicamente.

Si los ojos parpadean y pican y la tendencia a cerrarlos va apareciendo, levanta la mirada, abre tu visión periférica, advierte la profundidad que está presente en el campo visual, incluso frente a la pared.

Si la atención se oscurece, si se aplana, fíjate en como esto realmente se siente, lo que el efecto de ese movimiento de atención tiene sobre todos los sentidos. Al hacerlo, serás capaz de reconocer no sólo los estados burdos de esta opacidad, como la somnolencia, sino las más sutiles formas de inversión que forman parte del retroceso de la auto-imagen desde la riqueza de la realidad.

La mente oscurecida, kontin, y la mente errabunda, sanran, no son tan diferentes. Para llegar a estar perdido en un pensamiento, tu atención debe ya invertirse y estrecharse. Esta inversión y estrechamiento es, por supuesto, mucho más fuerte con la mente oscurecida. Pero incluso dentro de la mente oscurecida hay vagabundeo. Hay fragmentos de charla interior, hay imágenes, y por supuesto un flujo de matices emocionales.

Tanto si hay agitación como adormecimiento, practicad con ello de la misma manera, con atención equilibrada, con sentir el cuerpo, con la respiración: Con este momento total.

Así que en esta noche caliente y húmeda, por favor, disfrutad de vosotros mismos.

Anzan Hoshin

Anuncios
  1. 24 noviembre 2011 en 18:46

    Empezaremos a eso de la medianoche. Antes, a las 22h, hemos quedado en el dojo para los que quieran ir a cenar algo antes de Yaza.

    Buena práctica

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: