Inicio > Zentextos > La invitación de zazen

La invitación de zazen

A pesar de su simple postura, zazen tiene una extensión ilimitada, sutil y esquiva. Se dice que todo el Dharma de Buda converge y se condensa en Shikantaza.

Sin saber estas razones profundas, probé zazen por primera vez siguiendo las instrucciones en una sesshin de un templo Zen. Entonces oí una voz interior diciendo: “Por fin, regresaste aquí. He estado esperando mucho tiempo. A partir de ahora, continúa poniendo profundamente a zazen en el centro de tu vida diaria y observa qué tipo de vida se evidencia utilizando tu vida como material (de trabajo)”.

Aunque la voz era débil, tenía una fuerza y ​una seguridad que no podía ignorar. Mi zazen, en ese momento, no era algo que pudiera llamarse zazen, era sólo una serie de luchas con la somnolencia, las alucinaciones, el aburrimiento y los dolores. «¿Cuál es la utilidad de hacer esto? ¿No es una pérdida de tiempo? ¿Por qué no terminar con esto rápidamente y volver a casa?» eran los pensamientos que ocupaban mi mente. Sin embargo, tal vez porque una parte de mí podría haber sido tocada por zazen en una dimensión totalmente diferente, la voz que me invitaba venía de lo que parecía ser un punto de contacto. Sentí una especie de misteriosa tranquilidad a borbotones. Estaba nervioso, «¿qué está pasando aquí?»

Hay una frase en Sutra de Vimalakirti “una flor de loto en el fuego” (la flor de loto que florece en el fuego). Esta es
una metáfora para describir algo que rara vez sucede. La tranquila voz de invitación a zazen que escuchaba dentro de
mi lucha y sufrimiento interior era, de hecho, un loto en el fuego para mí. Finalmente, guiado por esto, cambié el rumbo de mi vida.

¿De dónde llegó a mi conciencia esa voz que me invitaba? Sólo puedo decir que es desde ese lugar extraño infinitamente lejano, así como infinitamente cercan; infinitamente lejos si trato de encontrarlo con mi conciencia, pero también el presente de mi existencia. Mediante la práctica de zazen, por primera vez, ¿toqué por casualidad esa invitación? ¿La voz me había estado llamando “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas”(Mateo 11 – 28/29)?

Zazen se llama también kika-onza (regresar a casa y sentarse en paz).

Issho Fujita

Anuncios
  1. ana garcés (fuenlabrada).
    17 abril 2015 en 19:48

    Gassho

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: