Inicio > Zentextos > Budismo y civilización actual, por Gudo Nishijima

Budismo y civilización actual, por Gudo Nishijima

NOTA: El sábado 9, el dojo retoma su actividad después de las fiestas.

 

Después de miles de años, el mundo se está convirtiendo en una civilización. En esta situación, la civilización occidental, el pensamiento occidental, está gobernando el mundo. Así que me gustaría reflexionar, en definitiva, sobre la situación histórica del pensamiento occidental, que está muy relacionada con el budismo hoy.

En el pensamiento occidental en la época griega, había un muy famoso filósofo llamado Platón. Insistió en que nuestra función mental es la realidad, la idea es la realidad. Pensó que la materia, que es diferente de las ideas, no es la realidad. Basándose en esta teoría, se estableció un sistema filosófico muy grande que se llama idealismo. La teoría de Platón tuvo una muy fuerte influencia en el pensamiento occidental, porque basándose en la filosofía idealista la gente veneraba en gran medida la mente, el espíritu, la función intelectual y la capacidad inteligente. Sobre esta admiración de la función mental, se estableció la civilización occidental.

Al final del imperio romano esta filosofía idealista se encontró con el cristianismo, y el cristianismo se sirvió de la filosofía idealista de Platón para afirmar la creencia cristiana. La filosofía de otro famoso filósofo, Aristóteles, discípulo de Platón, también se utilizó para fundar el cristianismo. La filosofía de Platón y la filosofía de Aristóteles resultaron muy poderosas para fomentar el cristianismo. Y en la Edad Medida en Europa, el cristianismo fue extremadamente poderoso. La gente solía reverenciar la mente, el espíritu, la fe, Dios, la meditación y la oración. En consecuencia, la sociedad occidental en la Edad Medida se regía por tendencias espirituales.

Pero en el siglo XIV, hubo un movimiento llamado Renacimiento. Renacimiento significa volver a nacer, y este volver a nacer indica el renacimiento de la civilización griega o romana. En el Renacimiento, la gente descubrió que la Tierra se movía alrededor del sol. Esta idea era opuesta a la idea en que insitía el cristianismo. Por lo tanto, la iglesia cristiana quiso poner fin a esta nueva idea. Sin embargo, no pudo hacerlo, porque un hecho es un hecho, y la nueva teoría de que la Tierra se mueve alrededor del Sol venía de datos científicos, hechos científicos. Después del Renacimiento, la civilización europea entró en la era científica. Se venera la materia, los hechos, el cuerpo físico. En la era moderna esta tendencia se acentuó cada vez más y, al final del siglo XIX, esta tendencia materialista llegó a su culminación.

Ahora, en el siglo XX, hemos roto la creencia religiosa a través del conocimiento científico. Pero sin embargo, el conocimiento científico no puede salvar a los seres humanos. En la Edad Media se pensaba que las religiones salvaban a las personas y en la era moderna se pensaba que la ciencia salvaría a las personas. Pero ambos no son suficientes para salvar a los seres humanos, porque debido a la excelente tecnología de la ciencia moderna se han producido armas nucleares y las armas nucleares son extremadamente poderosas. Si algún país las utiliza, puede haber una situación desastrosa en la Tierra.

Así que ahora estamos viviendo en una era en que la religión no es tan poderosa, y donde el conocimiento científico no puede salvar a la gente. En esta situación, podemos encontrar alguna tendencia que se base en la unidad entre mente y cuerpo. Recientemente en la teoría científica muchos estudiosos insisten en que la mente y el cuerpo no están separados, que son sólo uno. Pensando en esta situación, por lo general pienso en un tiempo hace dos mil quinientos años. En ese momento en la India, había una persona religiosa o filósofo llamado Gautama Buda. Gautama Buda también insistió en que este mundo es sólo uno, el universo es sólo uno. En sánscrito, esto se llama “Dharma”. Reconociendo este único Dharma, él también pensó que el cuerpo y la mente son uno. El cuerpo es una cara del universo. La mente es otra cara del universo. Basándose en esta teoría se estableció el Budismo, e insistió en que practicamos Zazen para conseguir la unidad entre cuerpo y mente. Desde luego, originalmente cuerpo y mente son uno, sin embargo, en nuestros pensamientos se suele pensar que mente y cuerpo están separados. Pero Gautama Buda insistió en que cuerpo y mente son uno, y él nos recomendó practicar zazen para reconocer la unidad entre cuerpo y mente.

He estudiado el budismo bastante tiempo y me he dado cuenta de que dicha insistencia budista está relacionada con el sistema nervioso autónomo de nuestro cuerpo, por lo que suelo explicar la relación entre la religión, la ciencia y el budismo basándome en una teoría sobre el sistema nervioso autónomo. El sistema nervioso autónomo tiene dos sistemas, uno es el sistema nervioso simpático, el otro es el sistema nervioso parasimpático. El sistema nervioso simpático se relaciona con la mente humana, el sistema nervioso parasimpático se relaciona con el cuerpo físico.

En cuanto a la relación entre los dos sistemas nerviosos, cuando el sistema nervioso simpático es más fuerte que el sistema nervioso parasimpático, las personas son propensas a ser espirituales. Por lo tanto, hay muchas personas que les gusta ser espirituales, en especial, las personas religiosas. Las personas religiosas insisten en que el estado espiritual es importante, por lo que odian el cuerpo físico y veneran símbolos espirituales, como Dios; su objetivo es ser espiritual. Sin embargo, esta situación está relacionada con un fuerte sistema nervioso simpático.

En oposición a la actitud espiritual, los seres humanos tienen otra actitud, la comodidad, el disfrute de estímulos físicos. Cuando el sistema nervioso parasimpático es más fuerte que el simpático, las personas son propensas a ser así. En este caso, la gente persigue únicamente el placer físico, disfrute físico, y no les gusta lo espiritual, no les gusta las religiones y se ríen de la meditación, etcétera. En las sociedades occidentales, estas dos tendencias han sido contradictorias durante muchos años.

Esta misma situación existía incluso en la antigua India. Cuando nació Buda Gautama había una muy religión espiritual llamada “brahmanismo”. El brahmanismo cree que este mundo ha sido producido por Dios, y que las personas tienen algún tipo de espíritu y deben identificar su espíritu con Dios. El brahmanismo también odiaba la parte física. Pero había también otra tendencia cuando Gautama Buda vivía que se llamaba “Los Seis Pensadores”, y Los Seis Pensadores generalmente creían en el materialismo.

Así que en el tiempo en que Gautama Buda vivió también hubo dos tendencias, una muy espiritual y otra muy materialista. Por lo tanto Gautama Buda hizo esfuerzos para resolver la situación contradictoria de estas dos tendencias, y se encontró con una nueva religión o una filosofía nueva que se llama budismo. Practicó Zazen y reconoció el Dharma. El Dharma es algo que existe. Al confiar en el Dharma, no podía confiar solamente en el espíritu o sólo en la materia. Según su idea, el espíritu y la materia son uno. Por lo tanto, si nos basamos en sólo uno de ellos, la teoría deberá ser errónea. Basándose en esta situación estableció su filosofía basada en la práctica de Zazen. La práctica de zazen es un tipo de acción. Estableció una nueva filosofía que se basa en la acción misma. Basándose en esta filosofía, insistió en que la acción sólo existe en el momento presente. Así que la acción correcta en el momento presente es el asunto más importante de nuestra vida. Por lo tanto, el budismo insiste en la importancia de la moral o la ética. El budismo es pues diferente de la filosofía habitual, el idealismo o materialismo.

Pero como he dicho, desde finales del siglo XIX de la civilización humana ha estado sufriendo de la situación contradictoria entre el pensamientos idealista o religión, y el pensamiento materialista o ciencia. Nuestras civilizaciones están separadas entre la religión y la ciencia. Sin resolver esta situación contradictoria no será posible encontrar una situación de paz. Pensando en esta situación, por lo general recuerdo la existencia del pensamiento budista. Basándonos en la unidad entre el cuerpo y la mente, podemos establecer una nueva filosofía en este mundo de hoy. Y apoyándonos en esa nueva filosofía, podremos armonizar las religiones y la ciencia y descubrir una nueva vida armonizada sobre la Tierra.

Eso es lo que pienso sobre el budismo. Creo que confiando en la enseñanza budista podemos esperar una nueva civilización, una nueva era, muy pacífica y ordenada.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: