Inicio > Zentextos > Cabeza y vida

Cabeza y vida

NOTA: Esté sábado tendremos la mañana de zazen.

La práctica de la meditación pone el acento en algo psicológico y perceptible de aquellos que se puede ser consciente, y sus metodologías y resultados no son una excepción. Ya que las actividades mentales avanzadas  como la percepción, la sensación, el pensamiento y la voluntad son funciones corticocerebrales, vamos a categorizar estos como “Cabeza” en aras de la discusión aquí. En resumen, creo que meditación tiende a ser un trabajo que se centra en la “Cabeza”.

Cuando comencé a practicar zazen, también aprendí de Shingu Ito y Kanpu Yokota los fundamentos de la medicina oriental. Una de las cosas que encontré interesante fue que, en medicina oriental, la armonía entre los órganos internos es lo más importante, y los temas asociados con la “Cabeza” son considerados como algo meramente derivado de aquello. Esto era una provocación sugestiva para mí, porque en ese momento yo era un estudiante de psicología inclinado inconscientemente a una visión prejuiciosa como “ser humano = psicología = Cabeza”. Pensé: “Las funciones de “Cabeza” tienden a estar desequilibradas por perder la armonía entre los órganos internos, que son las bases de nuestra vida. Parece que luchamos por resolver los problemas creados por una “Cabeza” desequilibrada con, todavía, una “Cabeza” desequilibrada. Si es así, hasta que la armonía entre los órganos internos no se recupere y la “Cabeza” comience a funcionar correctamente, no habrá ninguna solución”.

Gracias a nuestras desarrolladas funciones corticocerebrales, los seres humanos podemos tener autoconciencia, sentido del “yo”. Y vivimos como si la “Cabeza” (“yo”) es el principal personaje y el cuerpo es el siervo que sigue órdenes de la “Cabeza”. Sin embargo, desde el punto de vista de la vida de la medicina oriental es, no sólo una presunción arrogante de la “Cabeza”, sino también una idea completamente errónea de la vida. La “Cabeza” es sólo una pequeña parte de toda la vida y no debe tener una posición privilegiada.

Con el fin de mantener su existencia mediante la adaptación al entorno, la vida debe realizar dos tareas. En primer lugar, identificar los enemigos externos y mantenerse alejado de ellos. Segundo, identificar los alimentos y comer. Nuestra “Cabeza” fue el fruto de estas habilidades altamente desarrolladas por largo tiempo. Cuando una parte está muy desarrollada en proporción a las otras, podrían empezar a manifestarse los impactos negativos de este punto de vista sobre la vida entera. Hay muchos casos como éste en la historia de la evolución. Entonces, ¿el desarrollo de las funciones corticocerebrales humanas es uno de estos casos? Debo decir que depende de nosotros.

La “Cabeza” descontrolada podría comportarse como un tirano sin control. Sin embargo, puesto que estamos destinados a tener tal “Cabeza”, no tenemos más remedio que aceptarlo. ¿Por qué sólo los humanos participan en actividades tales como la meditación o el zazen que no contribuyen directamente a nuestra supervivencia? También podría ser interesante estudiar el significado de la meditación y de zazen desde la perspectiva de los seres humanos que tienen el problema de “Cabezas” sobredesarrolladas en su proceso evolutivo.

No tengo ninguna intención de entrar en esta cuestión aquí. Permítanme señalar que, si bien la meditación tiende a adoptar un enfoque centrado en la “Cabeza” y trata de resolver el problema dentro de su marco, el zazen se centra más en vivir con todo el cuerpo-mente, el fundamento que permite a la “Cabeza” existir tal como es. Si una vida dividida y desequilibrada no se corrige, será arrastrada por un exceso de funcionamiento de la “Cabeza”. Pero si entregamos esto a la postura de zazen, tomará su curso natural (no como el resultado del pensamiento de nuestra “Cabeza”, sino más bien por la confiscación de la misma) a donde se supone que debe. La “Cabeza” se mantiene en su lugar apropiado y toda la vida armonizada funciona como un cuerpo unificado.

Como el “Gakudo-Yojinshu (puntos que observar en el entrenamiento budista)” menciona: “Entrar en el Camino sólo puede hacerse a través de la armonización de cuerpo y mente”. Creo que zazen es una práctica enraizada en la misma noción profunda de la vida que la medicina oriental.

Issho Fujita

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: