Inicio > Zentextos > Olvidarse de sí mismo es ser concretado por todas las cosas

Olvidarse de sí mismo es ser concretado por todas las cosas

«Estudiar la Vía del Buda es estudiarse a si mismo. Estudiarse a si mismo es olvidarse de si mismo. Olvidarse de si mismo es ser concretado por todas las cosas. Ser concretado por todas las cosas es dejar caer el cuerpo y mente de si mismo y el cuerpo y mente de los demás. Hay un rastro de la realización que no puede ser aferrado. Expresamos continuamente este inatrapable rastro de realización».
                                            Dogen. Genjokoan

Olvidarse de sí mismo es ser concretado por todas las cosas “Ser concretado por todas las cosas” tiene el mismo significado que la frase: “El venir de todas las cosas para consumar la práctica-iluminación a través de sí mismo es realización”. Sentándose simplemente enraizamos nuestro entero ser en el terreno del origen interdependiente.

Shikantaza, el zazen enseñado por Dōgen Zenji, es una práctica única, incluso si es confrontada con las prácticas de meditación seguidas por las distintas tradiciones budistas. Al practicar shikantaza no hacemos otra cosa que sentarnos con el entero cuerpo y mente. No hacemos nada con la mente, por ello, de hecho, no se trata de una práctica de meditación. En este zazen no practicamos con un mantra y no contemplamos nada. No contamos ni observamos la respiración. No buscamos concentrar la mente sobre un objeto en particular ni usamos cualquier otra técnica de respiración; nos limitamos en verdad a sentarnos con cuerpo y mente. Nos sentamos simplemente con los ojos abiertos en una postura erecta y respiramos de forma profunda, tranquila con la nariz y desde el abdomen. Cuando nos sentamos en esta postura, incluso si permanecemos inmóviles, los órganos vitales no dejan de funcionar, el corazón continua latiendo y el estomago digiriendo. Durante zazen cada órgano individual del cuerpo continua desarrollando su función y no existe razón por la que no deba hacerlo también el cerebro. Igual que la función de la tiroides es secretar hormonas, la del cerebro es secretar pensamientos, que surgen continuamente de la mente. Sin embargo en zazen la práctica consiste en dejarlos estar, permitimos a cada cosa florecer y desaparecer libremente. No atrapamos nada, no buscamos controlar nada. Tan solo nos sentamos.

Sentarse en zazen es una práctica muy simple, pero simple no significa necesariamente fácil. Al mismo tiempo es una práctica muy profunda. Durante zazen no obtenemos nada. Como decía Kōdō Sawaki Rōshi, zazen no sirve para nada. Sin embargo es en sí mismo Budadharma y cuando en esta práctica evitamos “hacer”, el yo es iluminado y concretado por todas las cosas. Shikantaza no es una práctica realizada por el individuo. Mas bien, es una práctica en la que dejamos que se vaya el yo kármico individual que busca constantemente satisfacer los propios deseos. En zazen se manifiesta el verdadero yo, el yo es un única cosa con el universo entero.

Shohaku Okumura

Anuncios
  1. Eva
    4 noviembre 2016 en 19:49

    Por que no pones el nombre del autor del comentario? Parece k lo escribes tu.

  2. Ángel
    5 noviembre 2016 en 20:52

    Eva, hay un nombre al final del texto.

    WU WEI. no hacer

    Ángel

  3. Ángel
    7 noviembre 2016 en 9:49

    Lo de no observar la respiración me resulta algo confuso y diría que contradictorio con las instrucciones de algunos maestros, M. Deshimaru por ejemplo…. no se si será cosa de la traducción.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: