Inicio > Sin categoría > Economía budista: ¿oxímoron o una idea cuyo tiempo ha llegado?

Economía budista: ¿oxímoron o una idea cuyo tiempo ha llegado?

[el original en news.berkeley.edu,  publicado el 13/3/2014]

La profesora de economía de la Universidad de Berkeley, California, Clair Brown reconoce que “la economía budista” puede parecer un oxímoron.

Sin embargo, va a impartir un seminario sobre el tema en el segundo semestre (2014) —segundo de este tipo que se ofrece en el campus durante el año pasado.

Brown dijo que creó la unidad del curso de Economía Budista después de que los estudiantes de la clase de Introducción a la Economía (Econ 1) expresaran su frustración con el mensaje implacable de la Madison Avenue (en los Estados Unidos, el término «Madison Avenue» es a menudo empleado para referirse a la publicidad, por el vínculo de la calle con esta industria) de que más es mejor, que el crecimiento económico allana el camino hacia una vida mejor y que la “terapia de compras” es un viaje rápido al nirvana.

Nicholas Austin, un estudiante de economía de Laguna Beach, Calif., y estudiante esta primavera en la clase de Economía Budista de Brown, dijo que tenía hambre de nuevas ideas sobre economía después de ver tantos estudiantes de esta especialidad seguir carreras de finanzas y “mover el dinero en vez de crear un producto que vaya a ayudar al mundo”.

¿Qué haría Buda?

Brown dijo que reflexionó sobre el malestar de sus alumnos a la luz de sus experiencias como profesora de economía durante más de 30 años y de su investigación sobre la pobreza, el nivel de vida en EEUU a lo largo del tiempo y los trabajadores de alta tecnología de hoy en día. También, teniendo en cuenta su experiencia como practicante budista durante los últimos seis años, se preguntó “¿Cómo Buda enseñaría Econ 1?”

La idea de una economía budista no aparece en ninguna parte de los manuales de economía estándar, y Brown no pudo encontrar tal oferta de cursos en otros altos departamentos de economía en los Estados Unidos.

Así que se basó en los últimos más amplios enfoques innovadores en economía, incluyendo los modelos basados ​​en el desarrollo humano y la libertad y la exploración de los fundamentos psicológicos de las opciones económicas. También examinó los modelos ecológicos basados en la sostenibilidad para desarrollar su nuevo curso, que ahora se ofrece por separado de Econ 1.

Brown también observó al Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, líder en programas de desarrollo sostenible dirigidos por el profesor de economía Jeffrey Sachs. En una reciente charla  en la Universidad de Yale —titulada “La economía y la felicidad: ¿Se pueden volver a conectar los dos?”– Sachs promovió un método para medir el éxito económico de acuerdo a una felicidad amplia, más que al Producto Interior Bruto.

‘Economía como si la gente importara’

Con esto en mente, Brown ensambló un seminario de economía de grado más integral, que compara el modelo de economía neoclásica principal con la opinión del ganador del Premio Nobel de Economía Amartya Sen de una economía ideal que promueva las libertades y capacidades individuales.

El término economía budista aparece por primera vez en 1966 en el ensayo de EF Schumacher, “Economía budista,” que es de lectura obligada en la clase de Brown y que es un capítulo del libro de Schumacher de 1.973 Lo pequeño es maravilloso: economía como si la gente importara. Sus escritos son lectura obligatoria en otros cursos de la Universidad de California en Berkeley que se ocupan de la tecnología y la pobreza, y la economía política.

El economista británico decía que la aplicación de los principios budistas a la manera en que una economía opera produciría una economía diseñada principalmente para satisfacer las necesidades de las personas. De acuerdo con el concepto budista de “medios de vida justos”, Schumacher apelaba a trabajos que son valiosos por sus valores psicológicos y espirituales, así como por lo que producen. Él escribió que la economía budista también traería la sostenibilidad a la economía, al tiempo que ayudaría a los más necesitados y animaría a los ciudadanos a ser felices con lo suficiente, en lugar de con más.

No gaste, sea feliz

“En el modelo económico tradicional, tiene sentido ir de compras si estás afligido, porque comprar cosas te hace sentir mejor”, escribió Brown en su temario de clase. “Sin embargo, sabemos por experiencia que consumir más no alivia el dolor. ¿Qué pasaría si viviéramos en una sociedad que no pusiera el consumo en el centro? ¿Qué pasaría si, en cambio, seguimos el mandato budista para minimizar el sufrimiento, y somos impulsados ​​por la compasión en lugar del deseo?”

Sus estudiantes también aprenden sobre el índice de Felicidad Nacional Bruta de Bután que mide el bienestar humano y el Informe Mundial de Felicidad de las Naciones Unidas , que fue influenciado por Amartya Sen y que están siendo introducidos en la economía ecológica por el profesor de Economía Agrícola de UC Berkeley —y budista– Richard Norgaard.

Los estudiantes de Brown emplean unos minutos de meditación en cada clase. Para varios de ellos, la meditación no es nada nuevo. La estudiante de económicas Somin Park, que se crió en Inglaterra en una familia budista, decía que la única diferencia con respecto a sus otras meditaciones ha sido el aula. Su compañero Nicholas Austin dijo que él había practicado la meditación desde que tomaba clases de karate de niño.

Medios de vida correctos

Como parte del curso, los estudiantes han participado en conversaciones con el sacerdote budista tibetano Anam Thubten Rinpoche , quien explicó los medios de vida correctos según el “Óctuple Sendero” del budismo, —o una manera de ganarse la vida que no hace daño a los demás, la interdependencia y conectividad, y la satisfacción interior. La verdadera economía budista, decía a los estudiantes, reconoce la interconexión de todos.

Rinpoche hizo hincapié en vivir una vida basada en valores internos y riqueza interior y el cuidado de los que sufren o necesitan. “La riqueza no es solamente adquisición material”, dijo Rinpoche, lo que sugiere el rechazo del “gran engaño” de la sociedad moderna en favor de un camino medio basado en la fe, la generosidad, la integridad, la sabiduría, la conciencia y la contemplación.

Brown aseguró a sus estudiantes que la economía budista no requiere voto de pobreza. “Buda trató de vivir en la pobreza durante siete años”, pero “no funcionó”, dijo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: